Saltar al contenido

Sueño y rutina de belleza, ¿cuál es la relación?

8 julio 2020

Hay una serie de razones por las cuales una buena noche de sueño es lo mejor que podemos hacer por nuestra piel.

Mientras dormimos, contamos con cinco fases de sueño. La primera se refiere a los primeros 5 a 10 minutos, cuando nos calmamos y nos quedamos dormidos, en la segunda fase, la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca disminuye y caemos en un sueño ligero. La tercera y cuarta fase se caracterizan por un sueño intenso y reparador. Es difícil despertarnos en este ciclo de sueño, y si nos despiertan, podemos sentirnos desorientados por unos minutos. La última, conocida como la fase REM del sueño, es aquella en la que soñamos con mayor frecuencia.

¿Cómo afectan las diferentes etapas del sueño a nuestra piel?

En lo que respecta a la salud, pero también a la belleza y al brillo radiante de la piel por la mañana, las más importantes son las fases tercera y cuarta, en las que las llamadas sueño de belleza . Durante ellas, el cuerpo libera la hormona del crecimiento, que sirve para regenerar todos los tejidos, incluidas las células de la piel, y realiza una serie de acciones complejas para restaurarse.

Por la noche, la piel cambia su «rendimiento» y la velocidad de su trabajo, enfocándose en un conjunto completamente diferente de tareas: la autorrenovación. Mientras el cuerpo está en reposo, la piel trabaja duro: utiliza los nutrientes que hemos consumido durante el día para regenerar, rejuvenecer y reemplazar células y tejidos viejos.

Al mismo tiempo, a través de los poros y los folículos pilosos se eliminan los productos de desecho y las toxinas que se han acumulado durante el proceso de curación. Se cree que este importante proceso alcanza su punto máximo entre las 10 p.m. y las 2 a.m. Si duermes profundamente en ese momento, tu piel estará brillante y saludable por la mañana.

Por otro lado, cuando no duermes lo suficiente o te acuestas demasiado tarde, tu cuerpo no tiene la oportunidad de reconstruirse. Cada noche que no duermes bien acorta el proceso de regeneración. Con el tiempo, esto puede afectar la apariencia de la piel, que puede aparecer gris y sin vida, con círculos pronunciados debajo de los ojos (ojeras).

Durante el sueño, la hidratación de la piel también se equilibra. Si este proceso se acorta, puede sentir síntomas de sequedad y signos visibles de envejecimiento, como líneas finas y arrugas.

Incluso cuando conocemos todos los beneficios de un descanso nocturno para la belleza, la vida se enreda, por lo que solo podemos soñar con un sueño ininterrumpido de siete u ocho horas.

 

Summary
Sueño y rutina de belleza, ¿cuál es la relación?
Article Name
Sueño y rutina de belleza, ¿cuál es la relación?
Description
Hay una serie de razones por las cuales una buena noche de sueño es lo mejor que podemos hacer por nuestra piel, para que esté radiente y saludable.
Author
Esta web utiliza cookies