Saltar al contenido

Cuidado del cabello en otoño e invierno: 8 reglas importantes

3 noviembre 2020

¿Cómo mantener la belleza de cabello en la estación fría?

El cuidado adecuado del cabello en climas fríos no es mucho más difícil que en verano y primavera. Solo necesitas seguir algunas reglas. Aquí te dejamos 8 reglas importantes.

1. Seca tu cabello correctamente

Secar el cabello por completo puede ser muy traumático para ellos, especialmente si son largos. No secar con toalla ni secar con aire demasiado caliente. La mejor manera de eliminar la humedad de tu cabello es presionar suavemente la toalla y luego usar el secador de pelo en un ajuste ligeramente tibio. Si necesita acelerar, puede calentar el aire, pero mantenga el secador de pelo al menos a 15 cm de distancia de su cabello.

Dicho esto, todavía tienes que esperar hasta que tu cabello esté completamente seco; sujetarlo con alfileres o atarlo en húmedo puede provocar puntas abiertas, fragilidad e incluso caspa.

2. Use el suavizante correctamente

Tu cabello necesita mucha humedad en el invierno, por lo que el suavizante es esencial. Después de cada champú, aplique suavizante desde la mitad hasta las puntas del cabello. También existe una técnica que ayuda a sellar la humedad tanto como sea posible: primero aplique una mascarilla durante 5 a 10 minutos, enjuáguese y luego aplique suavizante durante un par de minutos más.

Mantenga un peine de dientes anchos o un cepillo especial para el cabello mojado en la ducha. Cuando apliques el suavizante, péinalos desde el medio hasta las puntas, luego pellizca para que el suavizante se absorba bien.

Además, no se olvide de los aceites, los sueros y el cuidado sin enjuague: no solo hidratan bien, sino que también ayudan a lidiar con el cabello encrespado y electrizante.

3. No salgas con el pelo mojado

Puedes coger un resfriado o arruinar tu cabello, son dos. Cuando tu pelo está húmedo y sales a la calle a temperaturas bajo cero, el agua cristaliza, expande y rompe el cabello.

4. Utilice protección térmica

Siempre que encienda su rizador, plancha o secador de pelo, recuerde el spray térmico. También puede usar cremas o bálsamos para el cabello encrespado; tienen muchos ingredientes para hidratar y proteger, además, estos productos ayudan a mantener la textura del rizo.

5. Lava el cabello con menos frecuencia y con agua tibia

Tibia, no caliente. El agua a alta temperatura puede secar la piel y dañar el cabello. Además, no se lave el cabello con demasiada frecuencia; esto también seca el pelo y los deja sin vida. En este caso, las raíces pueden volverse más grasosas: el lavado frecuente con champú hace que las glándulas sebáceas trabajan aún más activamente.

La frecuencia con la que te lavas el pelo depende del tipo de cabello. Los mechones más densos tienden a tener menos capas de cutícula que los rizos rectos y delgados, por lo que son más frágiles. Se recomienda lavar el cabello liso o ligeramente ondulado cada dos o tres días, el cabello rizado cada cuatro o cinco días y el cabello grueso y con mucha textura una vez a la semana.

6. Usa la toalla adecuada

El cabello mojado es muy frágil y puede dañarse fácilmente y volverse aún más quebradizo. Por lo tanto, ahora los expertos en cuidado del cabello recomiendan no usar una toalla de felpa, sino comprar un turbante especial. Está hecho de microfibras suaves que eliminan la humedad del cabello de manera rápida y suave.

7. No use productos que contengan alcohol

Si desea mantener la humedad en su cabello, frotar con alcohol no es la mejor opción. Aerosoles para el cabello, aerosoles de protección contra el calor y aerosoles salinos: todos estos productos a menudo contienen alcohol. Hay varios alcoholes: etanol (alcohol etílico), propanol, alcohol isopropílico (o isopropanol), alcohol desnaturalizado (o alcohol denado) y alcohol bencílico, a tener en cuenta en las listas de ingredientes de un producto. Son ellos quienes pueden eliminar la humedad de tu cabello. Pero algunos alcoholes, por el contrario, ayudan a los rizos: estos son los alcoholes cetílico, estearílico, cetearílico, miristílico, bencílico y laurílico.

8. Use el gorro adecuado

Sí, los sombreros y gorros también pueden dañar el cabello: la fricción al ponerse y quitarse hace que los rizos sean más frágiles. Y los sombreros sintéticos pueden hacer que tu cabello luzca grasoso al evitar que tu piel respire.

Es mejor minimizar el contacto del cabello con lana, algodón y telas similares que el rizo pueda engancharse. Siempre que sea posible, elija un sombrero con forro de seda o satén para que su cabello pueda deslizarse libremente y retener la humedad.

 

 

Esta web utiliza cookies